A fuego leeento…


  • “Alea jacta est”, dijo Julio César antes de cruzar el Rubicón para dirigirse a Roma… La suerte está echada. Lo que no fue, no fue… Las elecciones están encima y ya no es tiempo de llorar.
  • Desde ya los triunfalistas comenzaron a echar las campanas al vuelo, mientras otros comenzaron a fijar las miradas en la Registraduría. La historia está escrita y hay capítulos nefastos que ya no podrán ser borrados del pasado.
  • Otro tema interesante: Comentaban anoche en una cena en El Poblado, que el presidente Santos aprovechó la última visita a Medellín para “aceitar la maquinaria en respaldo a los dos Federicos”, de la mano del gobernador Fajardo.
  • Sobre este tema la gente tiene buena memoria. De ser cierto, ¿quiere decir que el Presidente le dio la espalda a Luis Pérez, quien le trabajó palmo a palmo en la segunda vuelta presidencial?
  • Para que vean que en política lo único cierto es lo que pasó… Todo lo demás son promesas y palabras que se lleva el viento.
  • El triunfalismo no es fácil de manejar. Un periodista comentaba esta mañana en una reunión de colegas, que Juan Carlos Vélez no se ha descompuesto con las encuetas. Pero que algunas personas cercanas a él están cabalgando más arriba de la cresta de las encuestas.
  • Claro que los periodistas saben que los políticos son así. Oportunistas como ellos solos. Y que se voltean más que los buñuelos en paila navideña. O si no vean las volteretas que da Marta Lucía Ramírez, a nombre de lealtades imaginarias, para justificar sus nuevos compromisos.

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: