La frase sorpresiva del comunicado


Eugenio llegó tarde a la cita de la rueda de prensa. Se había acostado a las 3 de la mañana tirando teléfono. El Reverbero de Juan Paz supo que no ahorró minutos para hacer consultas a todo nivel. Inclusive dialogó con el exgobernador Luis Alfredo Ramos, con el exministro Fabio Valencia, con la exsenadora Ana Mercedes, se sentó con otros candidatos y obviamente compartía los consejos con su equipo. Pero esa mañana de este miércoles en el ambiente había una presunción: Eugenio podría ir al Centro Democrático, a donde Juan Carlos Vélez. Inclusive se filtró que varias personas de su equipo se reunieron con voceros de Vélez y trataron el tema. En alguna ocasión del equipo de Eugenio se comentó que había acuerdo en algunos puntos. – “Ya había puentes tendidos”, dijo una fuente.

El patio de la casa-sede de Eugenio Prieto (foto) estaba repleto. La expectativa se centraba, no en su renuncia, sino en su destino. La verdad es que Prieto leyó apresuradamente su comunicado. Cuando comenzó a leer este párrafo, el suspenso creció: “En la ruta de la defensa de lo social como proyecto de ciudad, continué realizando esfuerzos por unir estas candidaturas, y finalmente, en nuestro equipo tomamos la decisión de brindar nuestro aporte a este sueño ciudadano que también es el nuestro, por tanto, el día de ayer renuncié oficialmente a mi candidatura y a partir de hoy, adherimos a la de Federico Gutiérrez, candidato avalado por el movimiento ciudadano Creemos, con quien encontramos un proyecto común que lucha por dignificación de la vida humana a través de la protección de los derechos humanos, de la equidad y del acceso a las oportunidades para todas y todos, teniendo como base el buen gobierno y la sociedad participante”.

El silencio fue total, la gente se miraba extrañada, y más aquellas personas que conocían de los acercamientos entre el candidato y Juan Carlos Vélez. Una fuente del Centro Democrático le comentó a El Reverbero de Juan Paz que en ese equipo político daban por un hecho que Eugenio Prieto iba a adherir las toldas de Vélez. Se vieron rostros estirados, caras adustas, cejas fruncidas. Y claro, no faltaron los comentarios al oído y en voz baja… Pero nadie le pidió cuentas al líder del equipo, quien fue claro en manifestar en público y a algunas personas más de cerca, que dejaba a su gente en libertad para tomar cualquier decisión política. En realidad el anuncio de Eugenio cayó como un baldado de agua fría. La pregunta es obvia: – ¿Por qué la gente presente allí y hasta los periodistas esperaban otra decisión?

 

Foto tomada de http://www.fotosimagenes.org

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: