Banco o convento/ARIETE


El maestro Gustavo Alvarez Gardeazábal (foto), en su columna de la fecha, narra cómo un vigilante de uno de las sedes de Bancolombia lo reconoce y pese a todo, le exige que se quite una gorra por razones de seguridad y que él usa por prescripción médica. Dice que “Cuando me sacaron de La Luciérnaga, a comienzos de año, llegaron muchos correos indicándome que detrás de la determinación de las directivas de Caracol estaba la presión de Bancolombia por haberlos fustigado casi todos los 29 de cada mes porque se caía la página de las cuentas virtuales.

Deseché por completo esa pista porque tenía y tengo informaciones que conducen a otro lado. Empero esta semana, cuando al entrar a una sucursal del Banco el guardia me preguntó si yo era Gustavo Álvarez Gardeazábal y yo le respondí que sí e inmediatamente me pidió que me quitara la gorra, que por estos días llevo obligatoria como prescripción médica, se me revolvió la cabeza. 

No lo sé, pero creo -con humor- que después de esta columna al presidente de Bancolombia podríamos empezarlo a llamar Sor Yepes, como lo haría Osuna, el genial caricaturista. (Lea la columna completa).

 

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: