Una selección sorpresiva


Aunque todo mundo reconoce la trayectoria y las capacidades de Darío Montoya, su nombre no estaba en la carpeta de nadie para ser cabeza de lista al Concejo. El mismo reconoce que lo tenían perfilado para la gerencia de la campaña de Francisco Santos en Bogotá. Pero más que por el mismo Darío Montoya, ¿saben por qué? Porque en el Centro Democrático se había hecho un acuerdo entre Juan Carlos Vélez (foto) y Juan Fernando Jaramillo (foto), cuando ambos eran precandidatos a la Alcaldía de Medellín. Y con la venia del expresidente Uribe y el consejo de él, “pónganse de acuerdo, hablen, pónganse de acuerdo”, se sentaron a manteles.

El Reverbero de Juan Paz les había contado que se reunieron en La Tienda del Vino, con el otro precandidato Francisco Galvis, y con Francisco Santos, como garante de esa conversación. Y allí se acordó que Juan Carlos Vélez saldría como candidato único a la Alcaldía de Medellín y Juan Fernando Jaramillo sería la cabeza de lista al Concejo. Desde entonces nadie le ha dicho una palabra a Jaramillo; ni Uribe, ni Juan Carlos Vélez, ni nadie del Triunvirato. Como si no hubiera una palabra comprometida de por medio. ¿Será que la política es igualitica en todas partes?

compartelo

One thought on “Una selección sorpresiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: