Cartel de contratación se instala en Medellín


La noticia de la falsificación de la firma del ingeniero Luis Fernando Archila para que el Consorcio Técnico UVA obtuviera el contrato de 14 mil millones de pesos para la construcción de la UVA de San Javier, fue apenas el inicio del descubrimiento de un extendido cartel de contratación a nivel nacional, que ya tenía asegurado parte de su botín en Medellín.

Resulta que el concejal Bernardo Alejandro Guerra (foto) descubrió una serie de irregularidades en otro contrato, también en el Área Metropolitana, para la construcción y ampliación de ciclorrutas por más de 4 mil millones de pesos. Hilando delgadito, el concejal encontró que la empresa contratista venía de ser una orquesta, cuyo objeto social se limitaba a la promoción de hits musicales. Halando más la pita apareció que esta empresa había presentado una certificación de experiencia, según la cual, había construido una carretera en Sincelejo por más de 5 mil millones de pesos, que en realidad no había construido. Lo que sí tenía contratado esta empresa eran obras con la Unidad de Servicios Penitenciarios, las cuales no ejecutó y por esa razón se ganó una sanción de caducidad, quedando inhabilitada.

La empresa se llama OLT Logistics, y está representada por Diego Boon Díaz y Ottomar Lascarro Torres, joyitas que también habían sido sancionados tres veces por no ejecutar la pavimentación de una vía en Pelaya, Córdoba, con multas por 2 mil millones de pesos.

El Área Metropolitana supuestamente no se dio cuenta de nada, y argumenta que los certificados de Cámara de Comercio no registraban estas sanciones, las cuales obligaban a descartar a este contratista. Dice Guerra Hoyos que para darse cuenta, sólo bastaba con mirar la fecha del supuesto contrato en Sincelejo porque para esa fecha la empresa era una banda de música que no podía hacer carreteras, y de las demás sanciones se podía dar cuenta el Área Metropolitana mirando en Google.

Pero hay mucho más. Resulta que durante esta contratación la empresa OLT Logistics presentó certificaciones falsas de experiencia de los profesionales que ejecutarían la obra. Y halando más la pita, se observa que esta empresa es de los mismos que metieron papeles falsos para ganarse la UVA de San Javier, porque con la Gobernación de Bolívar tuvieron que ceder un contrato de mejoramiento de instituciones educativas por estar inhabilitados, y se lo cedieron a otras empresas de ellos mismos: Conning Constructores SAS., representada por Adolfo León Gonzáles Guzmán, y Lastor Constructores SAS., representada por Ober Rafael Torres Ibáñez; ambas empresas, representadas a su vez por José Gil Lascarro Cohen, siendo Conning Constructores la que se ganó el contrato para la construcción de la UVA, en compañía de Carlos Manuel Vergara Barvo y Leonardo Jalil David Ordosgoitia, reconocidos Zares de la contratación en la Costa Atlántica.

Y ahí no para la cosa. Estos personajes están a su vez asociados con Carolina Oliveros Zapata, quien se presenta en las licitaciones para ser la interventora de los contratos y así armar el combo completo. El papel que juega Carolina Oliveros, según el concejal, es el de armar los documentos que se deben presentar en las licitaciones, para lo cual falsifica certificados de experiencia de los profesionales. Ya se han identificado 5 certificaciones falsas en diferentes procesos licitatorios, de las cuales, una es especialmente llamativa: para la construcción de la pista de BMX se presentó Carolina Oliveros Zapata con una certificación que decía que una de sus supuestas ingenieras civiles había trabajado para el Municipio de Copacabana, lo cual resultó siendo falso y tras la denuncia de otro de los proponentes al Área no quedó de otra que sacar a la Oliveros del proceso. Esto ocurrió el 22 de diciembre de 2014, pero para colmo de colmos, al día siguiente, 23 de diciembre, a la misma Oliveros, el Área Metropolitana le entregó como aguinaldo la interventoría de la pista de hockey, como si nada hubiera pasado.

Guerra Hoyos sostiene que todas las licitaciones en las que participan estos personajes están infestadas de papeles falsos para inflar su experiencia, y que Cristina Oliveros Zapata se ha encargado de utilizar hojas de vida de profesionales que ni la conocen, para inventarles experiencia, al tiempo que sus socios de la costa hacen parte de un carrusel de contratación costeño con tentáculos en casi todos los departamentos de esa región, apadrinados por los ñoños, pero especialmente por el actual aspirante a la Gobernación de Sucre, Yahir Acuña.

Foto tomada de http://www.fotosimagenes.org

compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: